Asociación de Entidades del Sistema de la Seguridad Industrial de Aragón

«Queremos traer al siglo XXI edificios que hoy son unas ruinas». Luis Solsona, gerente de Arqueus

IMG_5054-2

Luis Solsona lleva toda su vida profesional dedicado al sector inmobiliario, la construcción y la rehabilitación. En 1992 fundó su primera empresa en el sector inmobiliario y, desde entonces, ha mantenido la actividad de promoción, rehabilitación y construcción, compaginándola con la generación y gestión de otros proyectos empresariales, fundamentalmente en el campo de la ingeniería y de la energía.

«Llevamos tiempo trabajando en la rehabilitación energética de los edificios de manera global. La aparición de los Fondos Next Generation ha supuesto un aliciente tanto para el sector como los ciudadanos. España y Aragón en particular, tienen la oportunidad de realizar rehabilitaciones energéticas con unas subvenciones muy importantes que si no existieran, es más que probable que no se realizaran.», explica nuestro invitado de hoy, gerente de la empresa de rehabilitaciones de edificios, Arqueus, quien también se queja de que a diferencia de comunidades autónomas como Asturias y País Vasco, en Aragón aún no se han concedido todas las ayudas.

Solsona dirige lo que él denomina una «oficina técnica» que implementa proyectos en el sector residencial en Zaragoza y alrededores; «yo no hago proyectos que no se vayan a llevar a cabo», pone de manifiesto nuestro protagonista hoy en las páginas de AESSIA.

Luis Solsona nos explica de manera sosegada la gran cantidad de información o, mejor dicho, desinformación que existe en el sector de la rehabilitación energética, con temas como el de las placas solares, por ejemplo. «Hay gente que creen que le van a colocar gratis una estación solar en casa», nos relata.

"Queremos traer al siglo XXI edificios que hoy son unas ruinas". Luis Solsona, gerente de Arqueus AESSIA. Asociación de Entidades del Sistema de la Seguridad Industrial de Aragón

Libro del Edificio Existente

El gerente de Arqueus nos introduce un término reciente y, quizás, poco conocido: el Libro del Edificio Existente para la Rehabilitación (LEE), regulado por el Real Decreto 853/2021, de 5 de octubre, por el que se regulan los programas de ayuda en materia de rehabilitación residencial y vivienda social del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia.

El LEE es el documento oficial que «nos dice cómo está el edificio en el estado actual… la foto fija con sus patologías». Solsona nos habla de su importancia de cara a poder acogerse a algún tipo de subvención para rehabilitar fachadas, ventanas, instalar aerotermia, fotovoltaica, etc. «Con el LEE podemos informar a las Comunidades de Propietarios la intervención que podemos realizar, el gasto que van a tener, el payback de ahorro energético que van a tener y finalmente la decisión sobre el tipo de rehabilitación que van a poder realizar», sostiene Solsona, quien nos deja claro que su papel con las comunidades es la de un Project Manager.

«No somos constructores, pero sí tenemos una agenda de primer nivel y conocemos a los actores que mejor encajan para hacer lo que cada Comunidad necesita: una instaladora que pueda hacer un trabajo fotovoltaico o de salas de calderas; una empresa especialista en aislamientos, en carpintería, fachadas, etc.. Nuestro trabajo es facilitar a la Comunidad de Propietarios a los mejores profesionales que estén disponibles en una determinada fecha, algo que muchas veces no es fácil debido a la gran saturación de trabajo que las constructoras en Zaragoza tienen», explica Luis Solsona.

Solsona nos reconoce que comenzar un proyecto de rehabilitación energética de un edificio implica mucho trabajo por parte de todos, donde el papel de los Administradores de Fincas es vital, según su cariz, activo o pasivo.

«Queremos traer al siglo XXI edificios qué hoy son unas ruinas»

Una de nuestras tareas es tratar de convencer a las Comunidades que, con las actuales subvenciones que hasta el año 2026 suman 90.000 millones de euros, ahora es el momento de acometer la rehabilitación en la finca ya que probablemente lo que ahora se haga sea obligatorio dentro de tres o cuatro años.

Solsona nos habla de dos tipos de rehabilitación energética en Zaragoza: en viviendas sindicales que son muy vistosas y en el resto de la ciudad. «En todos los sitios hay hay una capacidad enorme de rehabilitar», nos cuenta nuestro invitado que pone como ejemplo La Romareda, «una «zona de viviendas de manual para ser rehabilitadas energéticamente hablando… o en el barrio de San José, Las Fuentes o Delicias.»

Solsona calcula que un 10% de las viviendas en Zaragoza necesitaría urgentemente una rehabilitación energética integral y otro 20% de forma parcial. «Los edificios hechos desde el año 1990 hacia atrás son susceptibles en mayor o menor grado de intervenciones importantes»

Nuestro experto aclara que poner un ascensor no forma parte de una rehabilitación energética, pero nos da una idea de cómo optimizar una inversión: «si cambias calderas centrales y tuberías, la subvención es «cero» euros, sin embargo si cambias calderas y tuberías con una intervención de cubierta de envolvente térmica, le pones una pequeña fotovoltaica… con menos dinero por las subvenciones, te encuentras con un edificio «rehabilitado por completo energéticamente».

"Queremos traer al siglo XXI edificios que hoy son unas ruinas". Luis Solsona, gerente de Arqueus AESSIA. Asociación de Entidades del Sistema de la Seguridad Industrial de Aragón

La mejor fachada, la ventilada

«Antes que cambiar las ventanas, bien de aluminio (las preferidas de nuestro invitado) o de PVC, que cada uno puede cambiar a título privativo, la rehabilitación de la fachada es fundamental. Es un elemento absolutamente común que afecta a todos los vecinos», sostiene Solsona.

El gerente de Arqueus opina que la fachada ventilada es hoy en día, y si se han utilizado buenos materiales y buenos profesionales, la mejor opción de rehabilitación, «tanto si es de mortero como cerámica», aclara Solsona quien deja claro que siempre hay que acudir a profesionales que tengan preparación contrastada y una alta responsabilidad a la hora de acometer esos trabajos.

Rehabilitar una fachada «no es tapar grietas y pintar» recalca Solsona que, además nos cuenta que «es muy probable que en un cortísimo plazo de tiempo por ejemplo ese tipo de rehabilitaciones básicas se prohíban».

¿Te ha resultado útil este artículo?
Ya has dado tu opinión antes

También te puede interesar

AESSIA: unión de Ingenieros, electricistas, fontaneros, empresas de ascensores y organismos de control, para fomentar en la sociedad la calidad y seguridad en hogares, locales e industrias de Aragón
aenor iso
IQNET Aessia Seguridad Instalaciones Industriales Aragón
Gobierno de Aragón