Asociación de Entidades del Sistema de la Seguridad Industrial de Aragón

Inspecciones obligatorias en instalaciones de baja tensión en comunidades de vecinos

Inspecciones obligatorias en instalaciones de baja tensión en comunidades de vecinos

Las inspecciones periódicas de baja tensión son fundamentales para garantizar la seguridad de las instalaciones eléctricas en comunidades de vecinos.

Es necesario que se realicen de forma regular, para evitar accidentes y cumplir con la normativa vigente. Los profesionales encargados de realizar estas inspecciones deben cumplir con requisitos específicos para garantizar su efectividad y fiabilidad.

Si deseas conocer cuáles son las inspecciones obligatorias en instalaciones de baja tensión en comunidades de propietarios, desde Aessia te invitamos a descubrir todas las claves. En nuestra área de formación podrás encontrar también el Curso de tramitación e inspección del Reglamento Electrotécnico para Baja Tensión.

¿Qué son las inspecciones periódicas de baja tensión?

Las instalaciones de baja tensión son aquellas que distribuyen la energía eléctrica, generan para uso propio y las receptoras de energía eléctrica, con una tensión nominal o igual a 1000 voltios. Las instalaciones existentes en las comunidades de propietarios, que superen potencias indicadas en el Reglamento, requieren pasar una serie de inspecciones obligatorias como medida de seguridad imprescindible, de acuerdo con Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión (REBT).

El objetivo de las inspecciones periódicas es garantizar que las instalaciones eléctricas cumplen con los requisitos de seguridad que establece la normativa vigente.

Inspecciones obligatorias en instalaciones de baja tensión en comunidades de vecinos AESSIA. Asociación de Entidades del Sistema de la Seguridad Industrial de Aragón

Importancia de las inspecciones periódicas de baja tensión en comunidades de vecinos

Las inspecciones de las instalaciones eléctricas de baja tensión se realizan habitualmente en edificios residenciales, industrias y locales comerciales, pero también deben realizarse en comunidades de propietarios.

Este tipo de instalaciones puede conllevar un riesgo importante para la comunidad de vecinos, por lo que están sujetas a una regulación exigente cuyo objetivo es controlar la ejecución y puesta en marcha de los servicios y distintos requisitos de seguridad, así como todos los procesos de mantenimiento y conservación.

La falta de inspección y mantenimiento de las instalaciones de baja tensión puede conllevar mayores probabilidades de cortocircuito, sobrecalentamiento o descargas, que podrían derivar en un incendio, lo que puede suponer un peligro para la seguridad de los vecinos, así como también un coste más elevado para la comunidad de propietarios.

Normativa y regulaciones

La legislación obliga a llevar a cabo inspecciones reglamentarias tanto al inicio de la instalación como de forma periódica. El procedimiento para llevar a cabo estas inspecciones se recoge en el Real Decreto 842/2022, del 2 de agosto, por el que se aprueba el Reglamento electrotécnico para baja tensión.

  • Inspección inicial: deben realizarse. dependiendo de las instalaciones, cuando se hace una nueva instalación, o se llevan a cabo modificaciones importantes en las que ya existen.
  • Inspecciones periódicas: todas las instalaciones de baja tensión que cumplan con los requisitos de una inspección inicial requieren realizar una inspección cada 5 años. Algunas deben hacerlo cada 10 años, aunque no hayan tenido inspección inicial. Es el caso de muchas comunidades de vecinos.
Inspecciones obligatorias en instalaciones de baja tensión en comunidades de vecinos AESSIA. Asociación de Entidades del Sistema de la Seguridad Industrial de Aragón

¿Quién debe realizar las inspecciones?

Sólo pueden llevar a cabo las inspecciones los Organismos de Control habilitados (OC), que deben contar con profesionales de acreditada experiencia para llevar a cabo todas las operaciones necesarias, entre las que se incluye la verificación de los cuadros eléctricos, así como la comprobación de los diferenciales y tomas de tierra.

Para que una empresa pueda estar habilitada para realizar el servicio de instalación y mantenimiento de instalaciones eléctricas de baja tensión en comunidades de vecinos, debe estar inscrita en el Registro de Industrial de Aragón o en el Registro Integrado Industrial, a nivel nacional. Sólo así puede emitir el Certificado de Instalación eléctrica.

Beneficios de realizar inspecciones periódicas de baja tensión

Cumplir con las inspecciones reglamentarias iniciales y periódicas es enormemente importante para cualquier comunidad de vecinos.

  • Prevención de accidentes: pueden darse situaciones que suponen un peligro para las personas o bienes a corto plazo u otros que, aunque no lo sean, pueden llegar a convertirse en un peligro, dando lugar a fallos en las instalaciones.
  • Ahorro de costes a largo plazo: una comunidad de propietarios puede tener que afrontar unos mayores gastos por la falta de mantenimiento, ya que tiene la responsabilidad civil sobre la forma en que un accidente afecte a las personas, animales y bienes.
  • Cumplimiento de las regulaciones. El cumplimiento de la legislación es imprescindible para evitar sanciones, ya que el Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión recoge sanciones que pueden ir desde las más leves (3.000 euros) hasta las muy graves (600.000 euros). Además, no hay que olvidar las posibles consecuencias penales en caso de accidente en el que se ponga en riesgo la seguridad de las personas.

Recuerda que en el directorio de prestadores de servicio encontrarás empresas habilitadas para estos servicios

¿Te ha resultado útil este artículo?
Ya has dado tu opinión antes

También te puede interesar

AESSIA: unión de Ingenieros, electricistas, fontaneros, empresas de ascensores y organismos de control, para fomentar en la sociedad la calidad y seguridad en hogares, locales e industrias de Aragón
aenor iso
IQNET Aessia Seguridad Instalaciones Industriales Aragón
Gobierno de Aragón